Sevilla FC

El Sevilla FC es un club de futbol de España organizado como sociedad anónima deportiva. Tiene su sede en Sevilla, capital de la comunidad autónoma de Andalucía, y hoy día juega en Primera División. Fue fundado el veinticinco de enero de 1890y su primer presidente fue el vice-cónsul británico Edward Farquharson Johnston. Más tarde fue anotado en el registro de asociaciones el catorce de octubre de mil novecientos cinco, siendo su presidente el jerezano José Luis Gallegos Arnosa. Leer Más

El Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán, propiedad del club, es el escenario que emplea el equipo para jugar sus partidos oficiales como local. Está ubicado en el distrito de Nervión y debe su nombre al que fuera presidente a lo largo de diecisiete años. Tiene capacidad para cuarenta y dos setecientos catorce espectadores.

Cuenta en su palmarés con múltiples trofeos y títulos que lo transforman en el equipo con más títulos regionales, nacionales y también internacionales de Sevilla y de toda Andalucía. Ha sido vencedor de Liga una temporada y subcampeón 4 veces; ha ganado 5 Copas del Rey, 5 Copas de la UEFA (3 de ellas como Europa League), una Supercopa de España y una Supercopa de Europa. Ha militado setenta y uno temporadas en Primera División y trece en Segunda. El Sevilla F. C. está situado en la sexta situación de la clasificación histórica de la Liga De España de Futbol. Fue designado por la Federación Internacional de Historia y Estadística de Futbol como el mejor club del planeta en dos mil seis y dos mil siete.

La entidad ha aportado a la selección de España múltiples jugadores durante su historia, empezando con Spencer en mil novecientos veintidos y pasando entre otros muchos por Jesús Navas, quien formó una parte del conjunto que se proclamó en dos mil diez vencedor del planeta y en dos mil doce vencedor de Europa al lado de Álvaro Negredo; asimismo ha aportado jugadores con renombre a elijas de otros países. Cuenta con diferentes equipos en categorías inferiores, como el Sevilla Atlético, fundado en mil novecientos cincuenta y ocho y que hoy día juega en Segunda División.

En dos mil cinco festejó el centenario de su fundación (En dos mil cinco no se conocían los hechos de mil ochocientos noventa y se consideraba la data de fundación del club en mil novecientos cinco) con gran cantidad de actos sociales y deportivos, habiendo quedado entre los más populares el Himno del Centenario, la bandera y logotipo diseñados para el aniversario o bien la portada singular de la Feria de Abril de tal año, como la concesión de la Medalla de Andalucía.

Sostiene una histórica rivalidad con el otro equipo profesional de la urbe, el Real Betis Balompié, con el que se encara en el conocido derbi hispalense.

Historia

Los comienzos del foot-ball hispalense

La práctica del futbol fue introducida en Sevilla a fines del siglo XIX por la nutrida colonia británica de la urbe, compuesta por dueños o bien gestores de empresas manufactureras allá establecidas. En el año mil ochocientos noventa, aprovechando la tradición de la Noche de Burns, que se festeja cada veinticinco de enero, un conjunto de británicos y españoles decidió fundar un club que cumpliera las reglas de la Football Association, al llevar el nombre de la urbe en la que residían los creadores (Sevilla), al señalar que el club practicará el foot-ball y no el rugby (Foot-ball Club) y al haber quedado los primordiales cargos del club consensuados y escogidos en exactamente la misma asamblea. Del mismo modo, el Sevilla FC es el más viejo club de futbol de España, puesto que si bien el Real Club Recreativo de Huelva fue creado ya antes, practicaba otras disciplinas habituales inglesas alén del futbol.

El primer presidente del Sevilla FC fue Edward Farquharson Johnston, el vice-cónsul británico en la ciudad; el primer secretario fue Isaías White Méndez, hispalense establecido en la calle Bailén, n.º cuarenta y uno (primera sede social y administrativa del club) y el primer capitán del club fue Hugo MacColl, un mercader escocés, quien aparte de ejercer las tareas propias de capitán, tuvo proveído al Sevilla FC de balones y camisetas en sus inicios, mediante la naviera MacAndrews.

Tras discutirlo y tomar varias cañas de cerveza, el “Club de ‘Football’ de Sevilla” estaba adecuadamente constituido y con sus cargos oficiales escogidos. Se decidió que deberíamos jugar de conformidad con las reglas de la Asociación.

Pasado un mes de la fundación del club, el secretario Isaías White invitó a través de carta escrita al secretario del Huelva Recreation Club, Y también. W. Palin, a disputar un encuentro de foot-ball en Sevilla. El partido se jugó el día ocho de marzo de mil ochocientos noventa en la Sociedad de Carreras de Caballos (Dehesa de Tablada) a las 16:45 horas, siendo este el primer partido oficial disputado en España, siendo el primero disputado por 2 equipos correctamente constituidos. El partido lo arbitró el Sr. Johnston y concluyó con una victoria sevillista por dos tantos a 0, con tantos de Ritson y el “payaso” Yugles. Presenciaron el partido unas ciento cincuenta personas y se jugó con un tiempo lluvioso.

El Sevilla FC prosiguió jugando al futbol en los años siguientes con equipos formados por ingleses, alemanes y españoles, y poco a poco el club fue tomando una tendencia al incremento de los españoles entre las filas sevillistas, en frente de la minoración de extranjeros. Fue en especial sonora la integración en mil ochocientos noventa y seis de Luis Moliní, un ingeniero que fue trasladado a Sevilla para trabajar en el puerto y que había recalado en las filas del Sevilla FC tras haber estado el Huelva Recreation Club.

Con la entrada del nuevo siglo veinte llegó el relevo generacional y la vida de club prosiguió tanto en lo deportivo como en lo social, jugando partidos en los aledaños de la factoría de la Trinidad y apoyado por el Club Mercantil y también Industrial de Sevilla. Mientras, en España se comenzó a gestar la idea de formar un federación inter-clubes, y en mil novecientos dos la prensa deportiva madrileña y catalana (Como la gaceta “Los Deportes”) charlaron del Sevilla FC como un club indispensable en ese intento de federación.[cita requerida]

En mil novecientos dos, el Real la villa de Madrid convocó a todos y cada uno de los equipos españoles para jugar un campeonato en honor a la mayor parte de edad de Alfonso XIIIl y su jura como Rey de España, llamado Copa de la Coronación (predecesor de la Copa de España, actual Copa del Rey), decretando que los equipos que participasen en ella debían estar adecuadamente anotados en el registro de asociaciones. Esto provocó que se fundaran nuevos clubes y que los que ya existían se animasen a anotarse. De la misma manera que el Sevilla FC, equipos como el Foot-ball Club Barna o bien el Huelva Recreation Club se vieron en la necesidad de escribir unos primeros estatutos del club para su siguiente inscripción. El club catalán fue fundado en mil ochocientos noventa y nueve, sus primeros estatutos fueron redactados en mil novecientos dos y se registran en mil novecientos tres. Los onubenses tienen su origen en mil ochocientos ochenta y nueve, y redactaron sus estatutos y se anotaron exactamente el mismo año, mil novecientos tres. El Sevilla, por su lado, se creó en mil ochocientos noventa, redactó sus primeros estatutos en mil novecientos cuatro fue anotado en mil novecientos cinco.
Registro, relevo generacional y presentación a la sociedad sevillana

Los estatutos del Sevilla FC fueron aprobados por el gobernante civil de Sevilla el catorce de octubre de mil novecientos cinco, como culminación de un proceso anterior en el que se realizaron asambleas y reuniones. La primera directiva la componían José Luis Gallegos, presidente; Manuel Jiménez de León, secretario y tesorero; Juan Mejías, Samuel Hammick, Manuel Zapata Castañeda y Hables Langdon, como vocales. La segregaría del club se instaló en el domicilio del secretario-tesorero, en la calle Teodosio n.º catorce.

Poco tras firmarse los estatutos, la junta directiva se reunió en el Pasaje de Oriente (un conocido restorán de la temporada) en una cena en la que José Luis Gallegos pronunció un alegato que contenía la oración que acabó transformándose en distintivo del Sevilla FC:

El Sevilla FC se forma bajo la próxima premisa. Es un club al que puede pertenecer cualquier persona sin distinción de nivel social, ideas religiosas o bien políticas, que van a tener acá cabida.

Tras el festejo, se levantó acta en una servilleta, firmando todos y cada uno de los asistentes (incluyendo los camareros) donde se afirmaba lo siguiente:

Reunidos en el Pasaje de Oriente en banquete todos y cada uno de los abajo firmantes, para celebrar todos y cada uno de los éxitos con el juego de la pelota con los pies de esta urbe, solicitamos a Dios fuerzas para continuar y también implantar tan entretenido y excitante juego.
Los jornales locales que recogieron este acontencimiento, como el Diario de Sevilla, dan perseverancia de que “hacía tiempo que los jóvenes deseaban organizarse en regla”. La sede social y la compañía logística prosiguieron siendo exactamente las mismas que las del siglo pasado: El Club Mercantil y también Industrial de Sevilla y la naviera MacAndrews. Es de destacar que las primeras provisiones de camisetas para el club procedían de la urbe de Sunderland, y más en concreto, del Sunderland AFC, debido a la angosta relación que tenían el Sr. Johnston y el Sr. MacColl con la urbe. Debido a esto, las primeras camisetas del Sevilla FC fueron alternándose entre la blanca plana a la de listas rojas y blancas. Si bien las obligaciones laborales del primer presidente y el primer capitán del club les forzaban a estar fuera de la urbe, prosiguieron cooperando con la entidad arbitrando partidos en mil novecientos seis y ayudando al club con la naviera MacAndrews.

El segundo equipo fundado en Sevilla del que se tiene perseverancia se llamaba Sevilla Balompié (en un comienzo llamado España Balompié), que fue creado en mil novecientos ocho y estaba formado mayoritariamente por hijos de militares con plaza en Sevilla, estudiantes de la Escuela Politécnica. En mil novecientos nueve penetra un tercer equipo en la urbe, el Betis FC. En mil novecientos catorce, el político liberal Pedro Rodríguez de la Borbota y Serrano, miembro del Congreso de los Diputados por el distrito de Cazalla de la Sierra, consiguió el título de Real para el Betis FC. Ese año el Sevilla Balompié y el nuevo Real Betis Foot-ball Club se unieron de forma terminante dando sitio al Real Betis Balompié, habiendo sido durante la historia el mayor contrincante que ha tenido el Sevilla FC en la urbe.

A lo largo de sus primeros años de existencia como club anotado se disputaron partidos beneficiosos contra equipos de marinos británicos anclados en el puerto de Sevilla. El campo de futbol donde en la mayor parte de los casos se jugaba como local prosiguió siendo la Dehesa de Tablada, por servirnos de un ejemplo ciertos encuentros esenciales, como el partido beneficioso del treinta de enero de mil novecientos nueve contra el Recreativo de Huelva, en ocasión del seísmo acontecido en Messina el mes precedente. En mil novecientos diez los equipos andaluces de la temporada empezaron a jugar campeonatos aproximadamente oficiales. A una Copa de Andalucía diligente, se unió la Copa Municipio de Sevilla.

En mil novecientos doce, una comisión de los clubes andaluces más esenciales (Recreativo de Huelva, Sevilla Balompié, Betis FC y Sevilla FC) tuvo su primera asamblea para la creación de una asociación de clubes, sin éxito. El proceso no acabó hasta mil novecientos quince cuando se formó la Federación Sur, que englobaba Andalucía, Extremadura, Canarias y los territorios y posesiones españolas en el norte de África, antecedente de la Federación Andaluza de Futbol.

El 1 de enero de mil novecientos trece se inauguró su nuevo estadio, el campo del Mercantil, en los terrenos municipales del Prado de San Sebastián, cuya cesión para campo sevillista había logrado del Municipio el presidente del club. El estadio debía su nombre al encontrarse situado tras la caseta del Círculo Mercantil. El veintiuno de octubre de mil novecientos dieciocho se cambió nuevamente de sede, pasando al llamado Campo de la Reina Victoria, en la presente Avenida de la Palmera (originalmente llamada Avenida de la Reina Victoria Eugenia). En él se disputaría el primer partido de la selección de España en Andalucía, en mil novecientos veintitres.

El Sevilla ganó su primer trofeo oficial, la Copa Municipio de Sevilla, en mil novecientos trece, tras vencer por dos-0 al Sevilla Balompié. Los éxitos deportivos prosiguieron llegando, sobre todo desde la creación oficial de la Copa de Andalucía en mil novecientos dieciseis.