RCD Espanyol

El Real Club Deportivo Espanyol (oficialmente y en catalán Reial Club Deportiu Espanyol de Barcelona S. A. D.) es una sociedad anónima deportiva con sede en Barcelona, España cuyo primer equipo juega en el RCDE Stadium ubicado entre las localidades de Cornella y El Prat de Llobregat, y propiedad en más de un noventa por ciento de la compañía china Rastar Group Leer Más

dedicada a la fabricación de juguetes electrónicos y juegos online. Fue fundado oficialmente como un club de futbol el veintiocho de octubre de mil novecientos por un conjunto de estudiantes locales de la Universidad de Barcelona bajo el nombre de Sociedad Español de Foot-ball.

Hoy en día participa en la máxima categoría de la Liga Nacional de Futbol Profesional, la Primera División Español o bien Liga Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, habiéndola disputado un total de ochenta y uno ediciones y consiguiendo como mejor resultado acabar en el tercer puesto en 4 temporadas. En la Copa del Rey, el club ha sido vencedor en 4 ocasiones y fue subcampeón en 5 ocasiones. A nivel regional, ha ganado la Copa Macaya una vez, el Torneo de Cataluña en 8 ocasiones, y la Copa Cataluña en 6 ocasiones. Internacionalmente, sus registros en competición europea reflejan 2 subcampeonatos de la Liga Europea de la UEFA —otrora Copa de la UEFA— como mejor resultado.

Es por fundación el quinto club activo más longevo del país. Regido por la Real Federación Español de Futbol (RFEF) a nivel nacional, y por la UE de Asociaciones de Futbol (UEFA) y la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA) —máximo organismo futbolístico— a escala internacional, fue uno de los participantes de la primera edición de la mayor competición Español actualmente, el convocado torneo de Liga. 2 de sus jugadores históricos tuvieron el honor de ser los primeros goleadores tanto en Liga como en el Torneo Español de Copa.

Empezado como un club de futbol, pronto adquirió un carácter multideportivo que le llevó a desarrollar múltiples disciplinas en el seno de la entidad, perviviendo muchas de ellas todavía hoy en día, reconocida como una de las entidades deportivas con más asociados RCD Espanyol superando en la época dos mil nueve-diez la cantidad de los treinta y cinco quinientos abonados, uno de los más seguidos.

Identificado por los colores azul y el blanco de su uniforme, este no fue no obstante el primero que portó. Las primeras camisolas o bien camisas fueron amarillas, en tanto que uno de sus directivos las cedió al sobrarle lona en su negocio particular de tal tono. No fue hasta mil novecientos nueve cuando adoptó las peculiaridades rayas verticales blanquiazules, como representación de los que lucía en su blasón el almirante Roger de Lauria. Tiene desde mil novecientos noventa y dos, data de la reforma de la Ley del Deporte, la manera jurídica de sociedad anónima deportiva (S. A. D.), con un capital social de la sociedad asciende en nuestros días a veinticuatro cuatrocientos treinta y nueve seiscientos dieciseis con veinte euros dividido en cuatrocientos seis seiscientos cuarenta y uno acciones cuyo valor nominal es de sesenta con diez ciento veintiuno euros, estando subscrito y pagado en su totalidad. El total de accionistas es de trece cuatrocientos treinta y uno, siendo los responsables jurídicos del club.

Desde mil novecientos noventa y uno cuenta con un equipo filial propio, el RCD Espanyol “B”, función que desde mil novecientos treinta le efectuaban otras sociedades extrañas a él a través de pactos colaborativos. A pesar de la tardía fundación del segundo equipo, contaba desde décadas ya antes con unas categorías inferiores o bien de capacitación, reflejadas actualmente con el área deportiva del RCD Espanyol y considerada como de las mejores y más fecundas canteras del territorio nacional.
Historia

Fundación y primeros años (mil novecientos-seis)

A fines del siglo XIX se fundan múltiples clubes para la práctica del football, deporte llegado de Inglaterra y que se empezaba a practicar en España. En el mes de septiembre de mil novecientos los clubes de futbol barceloneses —como sería castellanizado el término años después— estaban formados fundamentalmente por jugadores extranjeros, aparte de no aceptar nuevos jugadores dentro de sus entidades, motivo por el que el ingeniero industrial del Estado el señor don Ángel Rodríguez Ruiz, Octavio Aballí y Luis Roca deciden formar un nuevo club dedicado a tal práctica. De este modo se inscribieron a la Sociedad Gimnástica Español y cuyo presidente era el catedrático de la Universidad de Barcelona y padre de Ángel Rodríguez, Rafael Rodríguez Méndez. A este conjunto de 3 amigos se les conoció como «los 3 mosqueteros», a los que se les unió una cuarta parte miembro, Joaquín Carril, que además de esto tuvo el honor de ser el primer capitán del equipo nuevo.

El veintiocho de octubre de mil novecientos quedó establecido como la data de fundación oficial de la Sociedad RCD Espanyol, como de esta forma señaló el semanario de la temporada Los Deportes, aunque es verdad que conforme el testimonio directo de Carolina Rodríguez, hija del creador, el club se estableció el día trece de ese mes. Se escogió el convocado nombre puesto que los otras entidades ya existentes de la urbe, el Catalá Foot-ball Club, el Foot-ball Club Barcelona y el Hispania Athletic Club ya habían utilizado alusiones geográficas o bien representativas de la localización y origen de exactamente los mismos. Así, se optó por este debido a la particular circunstancia de que se erigieron eminentemente para dar cabida a jugadores nacionales que quisiesen practicar el nuevo deporte y que los otros clubes les privaban de hacerlo por no ser catalanes o bien extranjeros.

A una notable mayoría de catalanes, se unieron puesto que dos vascos y un andaluz, confiriéndole al equipo los tintes españolistas, y empezó a disputar sin apenas preparación sus primeros partidos. La indumentaria era de camisa amarilla y calzón y medias negras. De las batallas se tienen perseverancia las producidas los días once y dieciocho de noviembre contra el Foot-ball Club Catalá, el día veinticinco frente al Hispania Athletic Club, el ocho del mes siguiente de nuevo contra exactamente la misma escuadra y el día nueve contra la Sociedad Deportiva Santanach. Los jugadores que figuraron como primeros miembros fueron: Rafael Balmes, Carril, Telesforo Álvarez, Aballí, Luciano Lizarraga, Enrique Montells, Joaquín Sánchez, Ángel Ruiz, Ángel Rodríguez, Gaspar Munner y Ángel Ponz, aparte de otros como Juan Alcalá, Joaquín Escardó, Marià Galobardes o bien Miguel Bernat.

Se llegó de esta forma al veintitres de diciembre, día en el que se generó el primer enfrentamiento con el que años después sería su fanático contrincante, el Foot-ball Club Barcelona. Disputado en el campo azulgrana de Casanovas, el encuentro concluyó con un empate a cero tantos. Dichos encuentros sirvieron para foguearse ya antes de comparecer en la que fue la primera competición de futbol oficial existente en España, la Copa Macaya.

Primeras batallas oficiales

Conforme relatan las escasas fuentes recogidas del torneo, el equipo se retiró a mediados de marzo por supuestos favores al equipo organizador, cuando era el tercer clasificado. Ya antes, se generaron 2 hechos reseñables en la corta historia de la entidad, cuando el trece de enero se varió la denominación del club y cuando el veintisiete se generó el primer derbi barcelonés oficial —como serían llamados los encuentros frente al F. C. Barcelona décadas después—. El primero de ellos fue debido a la absorción de la sección futbolística de la S. D. Santanach, y a que el RCD Espanyol Football Club y el Cataluña Football Club se fusionasen entre ellos para producir al Irish Foot-ball Club, dejando de esta manera libre la denominación por la que sería conocido de ahora en adelante la sociedad: la de Club RCD Espanyol de Foot-ball. El segundo, pertinente a la primera edición de la citada Copa Macaya registró una derrota por cuatro-1 de los españolistas, en frente de un plantel extremadamente internacionalizado. Munner fue el creador del que fue el primero de los españolistas en competición oficial.

El cambio de denominación trajo consigo asimismo el cambio de vestimenta, que pasó a ser de camisa blanca, calzón azul, y medias del mismo color con vuelta de la bandera nacional. Es bajo esta nueva identidad como se da a conocer al resto del territorio nacional cuando en mil novecientos dos se disputara el primer torneo inter-regional de clubes: el Concurso la capital española de Foot-ball. Recibida la convidación por la parte de la (Sociedad) la capital española Foot-Ball Club, organizador del acontecimiento, participó al lado del F. C. Barcelona, el Club Bizcaya y el New Foot-ball Club.
Siendo nones, un sorteo determinó que les tocase jugar una eliminatoria anterior frente al conjunto vasco, campeón fin del partido por un resultado de cinco-1 en el Hipódromo de la Castellana y al final campeón del acontecimiento. Ángel Ponz fue el creador del primer tanto de la historia de la que fuera el feto del futuro Torneo Español de Copa.Tras ser eliminado en su primer encuentro, a la finalización del campeonato disputó el un trofeo de consolación para decretar el segundo puesto final frente al la villa de Madrid F. C., tras rechazar participar el resto de equipos perdedores. Un resultado de tres-dos conveniente a los locales les impidió ganar su primer distinción, el de la Copa de la Gran Peña. Un tercer y una cuarta parte puesto son sus otras clasificaciones en la Copa Macaya y en la Medalla Federación Gimnástica Español del mismo año.

El futbol empezaba puesto que a dar síntomas de organización y seriedad, y tras el éxito cosechado por la competición se generó el mayo siguiente la inauguración del primer certamen nacional de clubes en España: el Torneo Español-Copa del Rey. Nuevamente organizada por el la capital española F. C., los catalanes admitieron la convidación siendo reforzados por ciertos miembros del Ibèria Foot-ball Club.

En ella, jugada en formato triangular, perdieron sus 2 encuentros por goleada en frente de los promotores y los vascos del Athletic Club, campeón final. Joaquín Cenarro fue el creador del único tanto anotado por el equipo. Otro hecho resaltable se generó el veintitres de febrero de mil novecientos tres, cuando el equipo madridista devolvió la visita para enfrentarse a los españolistas y que concluyó con un empate a cero.
En lo que se refiere a las competiciones regionales, ese año el club ganó la Copa Macaya, al salir campeón de la que fue su última edición y se quedó con ella en propiedad. En paralelo, se disputó asimismo la primera edición de la Copa Barcelona en la que resultó subcampeón. Las dos competiciones se extinguirían para dar paso al Torneo de Cataluña.

Unos años ya antes se había constituido la Asociación de Clubes de Football de Barcelona (ACF) quien desde mil novecientos cuatro organizó dicha competición. El equipo dio muestras de encontrarse en el mejor instante de su corta historia, y se proclamaron campeones tras disputar dieciseis partidos, saldándose quince de ellos con victoria, y empatar el sobrante. Invictos y con ochenta y tres tantos a favor se ubicaron como el mejor conjunto de Cataluña, hecho lo que no hacía augurar los sucesos que estaban por venir.