Inter de Milan

El Inter de Milán (oficialmente en italiano Football Club Internazionale Milano S.p.A.), mejor conocido como Internazionale o bien sencillamente Inter, es un club de futbol de Italia con sede de la urbe de Milán, capital de la zona de Lombardía. Fue fundado el 9 de marzo de 1908, bajo el nombre de Foot-Ball Club Internazionale por 44 disidentes del Milan Cricket & Football Club, actual A. de C. Milan, que en ese tiempo no admitía extranjeros en sus filas. Leer Más

El Inter Milano ejercita de local en el Estadio Giuseppe Meazza (asimismo conocido por su viejo nombre, San Siro) desde mil novecientos cuarenta y siete, y lo comparte con el otro equipo, el AC Milan. Los colores que identifican al equipo son el negro con el azul, y han sido usados en los tonos de su uniforme desde mil novecientos ocho. Sus contrincantes tradicionales son el AC Milan, con el que disputa el derbi de Milán (popularmente conocido en Italia como el Derby de ella Madonnina) y la Juventus de Turín, con quien se encara en el derbi de Italia (Derby d’Italia en italiano).

Es uno de los clubes más ganadores y con mayor renombre históricamente de Italia, Europa y el planeta. El Inter Milano es el segundo equipo más triunfante del futbol italiano, con treinta títulos a nivel local (dieciocho ligas, siete copas y cinco supercopas), siendo solo superado por la Juventus. Internacionalmente ha conseguido proclamarse vencedor 3 veces tanto de la Copa de la UEFA como de la Liga de Vencedores de la UEFA (en las temporadas 1963/64, 1964/65 y 2009/10), tras lo que consiguió en las 3 ocasiones la Copa Intercontinental (siguiente Copa Mundial de Clubes de la FIFA). Es el único equipo que ha participado en todas y cada una de las ediciones de la Serie A, competición instaurada en el año mil novecientos veintinueve. Hasta el dos mil seis compartía dicho honor con la Juventus, que tras el Calciopoli fue descendido administrativamente a la Serie B. Un hecho a resaltar es que el Inter es el primer y único equipo italiano que ha logrado un triplete (3 títulos en una misma temporada), al proclamarse vencedor de la Serie A, Copa Italia y Liga de Vencedores de la UEFA en la época 2009/10, aparte de lograr un quintuplete (ganando asimismo la Supercopa de Italia y el Mundial de Clubes), consiguiendo este jalón en el dos mil diez.

Conforme con las estadísticas efectuadas por Federación Internacional de Historia y Estadística de Futbol (IFFHS), el Inter de Milán es el tercer mejor equipo italiano y sexto mejor de Europa del siglo veinte, y el mejor club italiano y el quinto mejor del futbol europeo del siglo veintiuno. Aparte de estar situado en el sexto sitio de la clasificación histórica del ranking mundial de clubes, en donde se escogían a los mejores clubes del planeta desde el 1 de enero de mil novecientos noventa y uno hasta el treinta y uno de diciembre de dos mil nueve. Podemos destacar asimismo que conforme la clasificación anual de clubes efectuada por exactamente la misma entidad, ha sido el mejor equipo del futbol mundial en los años mil novecientos noventa y ocho y dos mil diez.

El equipo es el decimocuarto mejor valorado del planeta, al tener un valor de cuatrocientos uno millones USD, conforme a la gaceta Forbes. Es uno de los clubes más populares del planeta, puesto que conforme una investigación efectuado en dos mil diez, el Inter de Milán es el octavo club con más seguidores de Europa. Asimismo se puede destacar que el club formó parte (como miembro creador) de la Asociación de Clubes Europeos (vieja G-catorce), conjunto compuesto por los 14 clubes más poderosos y también influyentes tanto económica como deportivamente de Europa.

Historia

Fundación y primeros años

El Football Club Internazionale Milano nace en el “Ristorante Orologio” (Restorán Reloj), el nueve de marzo de mil novecientos ocho en Milán por un conjunto de cuarenta y cuatro miembros disidentes del entonces “Milan Cricket and Football Club”, en nuestros días llamado AC Milan, el que no admitía jugadores extranjeros. El nombre del club deriva de la voluntad de los fundadores de admitir no solo a jugadores italianos (como el Milan) sino más bien asimismo a extranjeros (muchos de los que eran suizos que trabajaban en la banca local), de ahí “Internazionale”. El Inter de Milan es todavía el equipo italiano con mayor número de extranjeros.

En mil novecientos diez el equipo gana su primer scudetto, rodeado de gran polémica. Habiendo empatado a puntos al final del torneo con el US Pro Vercelli, se debía jugar un partido de desempate en campo del segundo –ventaja debida al mejor factor de goles–, mas este equipo jugaba de forma simultánea un campeonato militar y le impidieron postergar uno de los 2 partidos. En verdad la Federación Italiana de Futbol dio ningún valor para los matchs militares. En señal de queja mandaron a jugar uno de sus equipos de las categorías inferiores, compuesto en su totalidad por pequeños de once años. El resultado del desempate fue una goleada, diez a tres. El Inter tras el Vercelli fue condenado por conducta antideportiva.

Con la llegada del Fascismo el Inter de Milan, simbolizado en este periodo por el jugador Giuseppe Meazza, se ve obligado a amoldarse a los ideales del Partido Nacional Fascista, al que no le semeja bien el nombre de la entidad, puesto que, lo halla poquísimo italiano y sobre todo igual al de la Tercera Internacional Marxista (Internazionale en italiano). De ahí que en el año mil novecientos veintiocho el Inter se fusiona con la Unione Sportiva Milanese y acepta el nombre de Società Sportiva Ambrosiana (Ambrosiana derivada de San Ambrosio o bien Sant’Ambrogio en italiano, patrono de la urbe de Milán) que dura hasta el año mil novecientos treinta y dos. El Club asimismo perdería sus colores, puesto que el uniforme cambiaba de las rayas verticales azules y negras intercaladas a una camisa blanca con una cruz roja, reflejo del blasón de la Urbe, y el Fascio Littorio o bien Fasces Lictoriae sobre el centro de la cruz, el que era el símbolo del fascismo. En mil novecientos treinta y dos, debido a las presiones de la dirigencia nerazzurra encabezada por el presidente Ferdinando Pozzani y la insistente campaña de la tifoseria que partido tras partido entonaban el coro “Forza Inter”, la Federcalcio le entrega al club que, al lado del nombre Ambrosiana, se pusiera algo representativo a la historia del equipo, con lo que el equipo vendría a llamarse claramente “Associazione Sportiva Ambrosiana-Inter”, la que duraría hasta el final de la Guerra en mil novecientos cuarenta y cinco. Así como el nuevo nombre, retorna la camisa nerazzurra al que se le añadía el color blanco alrededor del cuello con cuadros negros en él, que representaban los tonos de uniforme del O bien.S. Milanese y contaba con el Fasces como escudo. Bajo el fascismo se logran 3 scudettos (mil novecientos treinta, mil novecientos treinta y ocho y mil novecientos cuarenta) y una Copa de Italia (mil novecientos treinta y nueve).

El enorme Inter de los años sesenta

Tras la guerra, el Inter de Milan logra su sexto torneo en mil novecientos cincuenta y tres y el séptimo en mil novecientos cincuenta y cuatro.

El veintiocho de mayo de mil novecientos cincuenta y cinco, Angelo Moratti adquiere la sociedad por cien millones de liras. Con él en la directiva el conjunto de Milán alcanzaría el periodo más glorioso de su historia, conocido por los tifosi como la Grande Inter (Gran Inter). Con Helenio Herrera en el banquillo y grandes jugadores como Luis Suárez, Mario Corso, Giacinto Facchetti, Sandro Mazzola, Tarcisio Burgnich, Jair da Costa, Aristide Guarneri, Angelo Domenghini y su legendario capitán Armando Picchi el equipo logró los scudettos de mil novecientos sesenta y tres, mil novecientos sesenta y cinco y mil novecientos sesenta y seis.

Además de esto en este periodo el Inter de Milan asimismo logró los títulos internacionales más esenciales de su historia. En el año mil novecientos sesenta y cuatro, en Viena, logra su primera Copa de Europa tras derrotar por tres-1, con 2 tantos de Mazzola, al Real la capital de España. Esta victoria le deja jugar la Copa Intercontinental contra Independiente de Avellaneda, el Inter pierde por 1-0 en Argentina y gana por dos-0 en Milán, el ganador del campeonato debe decidirse en un partido en campo neutro en la capital española, donde los italianos ganan por 1-0 con tanto de Corso.

En mil novecientos sesenta y cinco repite éxitos internacionales, alcanza la final de la Copa de Europa mas esta vez la disputa en casa y contra el Benfica, consiguiendo convalidar su título con un solitario tanto de Jair da Costa. En la final de la Copa Intercontinental se vuelve a enfrentar a Independiente, su contrincante del año pasado, el Inter de Milan gana tres-0 en Milán y empata 0-0 en la ciudad de Buenos Aires con lo que logra nuevamente la Copa Intercontinental.

La década de mil novecientos setenta

Tras la partida de Herrera, la década del setenta solo dejó un título de liga en mil novecientos setenta y uno y una Copa Italia en mil novecientos setenta y ocho.

La década de mil novecientos ochenta

Con Eugenio Bersellini a cargo del equipo nerazzurro, el Inter de Milan consigue recortar una ráfaga de nueve años sin títulos y vuelve a coronarse vencedor de la Serie A 1979/80. Un par de años después, se consagra vencedor de la Copa Italia por tercera vez en su historia.

Pasaron otros 9 años sin ganar el scudetto, hasta el momento en que en mil novecientos ochenta y nueve, el Inter de Milan consigue el título de liga en mil novecientos ochenta y ocho-ochenta y nueve, de la mano de Giovanni Trapattoni como adiestrador, y con la señalada participación de los alemanes Andreas Brehme, Lothar Matthäus y Jürgen Klinsmann, más el talento del argentino Ramón Ángel Díaz.

Los años bastante difíciles

La década de mil novecientos noventa fue un periodo de decepción. Al tiempo que sus grandes contrincantes, Associazione Calcio Milan y Juventus, estaban consiguiendo el éxito tanto a nivel nacional como en Europa, el Inter de Milan se queda atrás, con resultados mediocres repetidas en la tabla de situaciones nacionales, la peor fue la época mil novecientos noventa y cuatro-noventa y cinco, donde el Inter de Milan quedó a solo un punto de la zona de descenso. No obstante, el club tuvo un relativo éxito europeo, conquistando 3 copas de la UEFA en mil novecientos noventa y uno, mil novecientos noventa y cuatro y mil novecientos noventa y ocho. La presencia de esenciales jugadores extranjeros como Andreas Brehme, Lothar Matthäus, Jürgen Klinsmann, Iván Zamorano, Youri Djorkaeff, Aron Winter, Javier Zanetti, Roberto Carlos, Paul Ince, Álvaro Recoba o bien Ronaldo, aunque pudieron tener buenas actuaciones individuales con el equipo, no se tradujo en éxitos para el club; por esta razón, la década de los noventa es considerada la “década negra” del Inter de Milan.

La llegada de Massimo Moratti a la presidencia del equipo en mil novecientos noventa y cinco supuso la inversión en grandes fichajes con los que devolver al equipo a la órbita de los grandes conjuntos europeos. En mil novecientos noventa y siete llegó el brasileiro Ronaldo, en mil novecientos noventa y ocho Roberto Baggio y en mil novecientos noventa y nueve Christian Vieri, fichajes de relumbrón que batieron el récord de gastos en traspasos del equipo. Incluso de este modo, el equipo no lograba triunfar en la Serie A, inestabilidad que asimismo se plasmó en los entrenadores: Luigi Simoni, Mircea Lucescu, Luciano Castellini o bien Roy Hodgson fueron adiestradores que en un plazo de apenas 4 años apenas duraron en el equipo. La época mil novecientos noventa y siete-noventa y ocho terminó con el Inter fuera de competiciones europeas.

Una relativa estabilidad llegó en mil novecientos noventa y nueve con el nuevo adiestrador Marcello Lippi, que llegaba exactamente de triunfar en la Juventus. Dirigidos por la dupla atacante Baggio-Zamorano (Ronaldo había sufrido una gravísima lesión), el Inter se clasificó para la Champions League y quedó subcampeón de la Copa de Italia. Mas en la próxima temporada, el Inter quedaba eliminado en el mes de agosto de la Champions por el modesto Helsingborg sueco y perdía la final de la Supercopa de Italia en frente de la Lazio. Tras ser derrotado en la primera jornada de liga frente al Piacenza, Lippi fue despedido. Sería sustituido por una vieja historia legendaria interista, Marco Tardelli, el que logró llevar al Inter a puestos de Copa de la UEFA. Esa temporada sería recordada por encajar un seis-0 frente al Milan en el derbi y por los altercados causados por los fanes del Inter frente a la mala situación del equipo. Además de esto, los primordiales fichajes de esa temporada (Robbie Keane y Hakan Şükür) fueron un descalabro y dejaron el equipo tras solo una temporada. Zamorano asimismo dejó el club a mitad de temporada.