Athletic Club

El Athletic Club es un club de futbol de la villa de Bilbao, País Vasco, España. Fue fundado en mil ochocientos noventa y ocho y es, al lado del Real Madrid Club de Futbol y al F.C. Barcelona, el único club que ha disputado todas y cada una de las ediciones de la Primera División de España desde su creación en mil novecientos veintiocho. Leer Más

Por su parte, es uno de los 4 únicos clubes profesionales de España que no es una sociedad anónima deportiva, de forma que la propiedad del club recae sobre sus asociados. Si bien el nombre adecuado sea Athletic Club, se le conoce popularmente como Athletic Club de Bilbao, y en ciertas ocasiones con el nombre de la urbe, Bilbao, o bien aun como Atlético de Bilbao. Estos 2 últimos términos resultan molestos para una gran parte de los apasionados del club, en tanto que el primero no tiene ninguna relación con el nombre real del club, y el segundo por el hecho de que fue el nombre impuesto al club a lo largo de la dictadura franquista.

Una de las peculiaridades más representativas y originales del club vasco es su tradición de jugar solamente con jugadores nacidos o bien formados futbolísticamente en Euskal Herria, tradición que ha mantenido prácticamente desde sus principios. Asimismo es reconocido históricamente por ser un club de cantera y trabajar en la capacitación de jóvenes futbolistas, por ende, esta es la primordial fuente de abastecimiento de jugadores para el primer equipo.

Casi la totalidad de sus logros se ha logrado en las competiciones nacionales, donde se considera un club histórico en el futbol de España. Una buena parte de su prestigio lo ha logrado en la Copa del Rey, que ha conquistado en 23 ocasiones (si bien el club demanda 24). A data de dos mil catorce, es el segundo equipo de España con más torneos de Copa, con 4 títulos menos que el F.C. Barcelona y con 4 más que el tercero, el Real Madrid.

Se ha proclamado vencedor de la liga de España en 8 ocasiones y es el cuarto club en España con más estandartes en la competición tras Real Madrid, Barcelona y Atlético de Madrid. Al término de la época dos mil quince-dieciseis, ocupaba el quinto sitio en la clasificación histórica de la Primera División, habiendo sido tercero hasta la época dos mil nueve-diez, instante en el que fue superado por el Valencia C. F., y cuarto hasta la dos mil trece-catorce, siendo apartado en un caso así por el Atlético de Madrid. También, ostenta el récord de mayor goleada en la historia de la liga, un doce-1 al F. C. Barcelona en la época mil novecientos treinta-treinta y uno.

Los mayores logros continentales del club vizcaíno han sido, hasta dos mil catorce, 2 subcampeonatos de la UEFA Europa League logrados en las temporadas mil novecientos setenta y seis-setenta y siete y dos mil once-doce. La mayor goleada del Athletic Club en competición continental fue un 1-siete al Estándar de Lieja, en la época dos mil cuatro-cinco.

Historia

De Inglaterra a Bilbao (1890–1908)

El futbol en Vizcaya se dio a conocer en la década de mil ochocientos noventa, merced a que los ingleses que trabajaban en los puertos vizcaínos acostumbraban a jugar partidillos de football en sus ratos libres. Poco después, se les fueron uniendo apasionados vizcaínos. El interés de los vizcaínos por este novedoso deporte fue incrementando, hasta el momento en que, en mil ochocientos noventa y ocho, unos jóvenes del gimnasio Zamacois de Bilbao tuvieron la idea de fundar un equipo de football, como los existentes en Inglaterra; a este equipo le bautizaron con el nombre de Athletic Club, aunque el equipo no se formó legalmente hasta el cinco de abril de mil novecientos uno.

En mil novecientos, brotó el Bilbao Football Club. Los dos equipos acostumbraban a disputar amistosos que cada vez iban teniendo más relevancia entre los apasionados vizcaínos, llegando a haber bastante rivalidad entre los 2 equipos. En la primavera de mil novecientos dos, se festejó un campeonato nacional de football para festejar la mayor parte de edad del rey Alfonso XIII. A este trofeo se lo bautizó con el nombre de Copa de la Coronación, y se considera como el predecesor de la Copa del Rey. Para disputarlo, el Athletic Club y el Bilbao F. C. crearon un equipo conjuntado con el nombre de Bizcaya, que se levantó con el título al ganar dos-1 al F. C. Barcelona en el hipódromo de Madrid.

En mil novecientos tres, el Bilbao Football Club acordó en Junta General disolver la sociedad, ingresando a sus asociados en el Athletic Club. Tras superar una dura crisis institucional, que prácticamente le cuesta su disolución, el Athletic Club comenzó, ese año, en la recién creada Copa del Rey, proclamándose vencedor, título que repitió por año siguiente.

“Pichichi” y la construcción de San Mamés (1908–1922)

Habían pasado diez años desde la fundación del club y, al Athletic Club, se le comenzó a quedar pequeño el campo de Lamiaco. La afición por el futbol en Vizcaya había crecido en extremo en los últimos tiempos, y un cambio de campo se hacía poco a poco más preciso. Tampoco el nuevo campo de Jolaseta, situado en el distrito de Neguri (Guecho), cubría las necesidades del club, que demandaba un campo propio y en condiciones, para un club en pleno desarrollo. Era un desarrollo justificado, puesto que en mil novecientos diez, luciendo ya camiseta rojiblanca, el Athletic volvió a proclamarse vencedor de Copa tras múltiples años de sequía, repitiendo exactamente el mismo éxito por año siguiente. En esos años, empezó a resaltar la figura de un joven jugador, que daría mucho que charlar en los próximos años: Rafael Moreno Aranzadi, al que apodaban “Pichichi”, un extremo veloz, de disparo potente y con regate.

Para poner la guinda a un equipo ya vencedor, ese año se contrató al primer adiestrador de la historia del club, el inglés Shepherd, que abandonó el club y fue reemplazado por año siguiente por otro inglés, William Barnes. Ya en mil novecientos trece, el Athletic Club concluyó al fin la construcción de su ansiado campo, obra del arquitecto técnico Manuel María Smith, y que se levantó en los terrenos ubicados al lado del asilo de San Mamés, de quien tomó su nombre. El veintiuno de agosto de ese año, se procedió a su inauguración, con un amistoso entre el Athletic Club y el Racing Club de Irún, que acabó con el resultado de empate a un tanto. “Pichichi” fue el responsable de anotar el primer tanto de la historia de San Mamés.

Llegó entonces una temporada triunfante para el Athletic Club, en la que conquistó 3 veces sucesivas la Copa del Rey, en mil novecientos catorce, mil novecientos quince y mil novecientos dieciseis respectivamente, y fue considerado el mejor equipo de España por la prensa nacional. Con William Barnes en el banquillo, el equipo del Athletic lo formaban los próximos jugadores: Ibarreche bajo los palos, Solaun y Hurtado formando una férrea defensa, la tenacidad de Eguía, el titán José María Belauste, que imponía su presencia en el centro del campo de la misma manera que su hermano Ramón, o bien la inquietante delantera formada por Iceta, Germán, Apón, Zuazo y Rafael Moreno, “Pichichi”. Este último había rechazado múltiples ofertas de clubes ingleses que le ofrecían un contrato profesional con muy estupendas condiciones, no obstante, prefirió quedarse en Bilbao. Concluida la época mil novecientos quince-dieciseis, el Athletic pasó por un tiempo de crisis institucional, y no fue hasta mil novecientos veintiuno, cuando volvió a ganar un nuevo torneo de Copa. Este fue el último título para “Pichichi”, que al término de la época mil novecientos veinte-veintiuno, se retiró claramente del futbol. Ciertas fuentes apuntan que, tras retirarse, se dedicó al arbitraje. Poco después, el 1 de marzo de mil novecientos veintidos, murió a raíz del tifus, cuando apenas contaba con veintinueve años de edad.

Fred Pentland y la «primera delantera histórica» (1922–1936)

La década de mil novecientos veinte concluyó con la creación del torneo de liga en la época mil novecientos veintiocho-veintinueve. Este hecho coincidió con uno de los instantes más dulces de la historia del Athletic, que a lo largo de la década de mil novecientos treinta ganó 8 títulos en 6 años. A lo largo de los últimos años de la década de mil novecientos veinte, el Athletic fue reclutando a los mejores talentos del futbol vizcaíno. De esta forma, fueron fichados Blasco del Acero de Olabeaga en mil novecientos veintiseis, Unamuno del Alavés en mil novecientos veintisiete, del Barakaldo C. F. llegaron Lafuente en mil novecientos veinticinco y Bata en mil novecientos veintinueve. Por su lado, del Arenas Club de Guecho recalaron Gorostiza en mil novecientos veintinueve y Cilaurren en mil novecientos treinta y uno. Del equipo de reservas del Athletic subieron jugadores como Chirri II y Garizurieta en mil novecientos veintisiete, Ispizua en mil novecientos veintiocho o bien Iraragorri en mil novecientos veintinueve.

Bajo la dirección del técnico inglés Frederick Pentland procedente del Racing de Santander, este equipo se levantó con 2 torneos de liga (en las temporadas mil novecientos veintinueve-treinta y mil novecientos treinta-treinta y uno) y 4 torneos de Copa sucesivos (en los años mil novecientos treinta, mil novecientos treinta y uno, mil novecientos treinta y dos y mil novecientos treinta y tres). Ya sin Pentland, que no alcanzó un acuerdo para renovar su contrato, el Athletic se hizo con 2 torneos de liga más, los de mil novecientos treinta y tres-treinta y cuatro y mil novecientos treinta y cinco-treinta y seis. De este equipo resalta la conocida popularmente como «primera delantera histórica» del Athletic, formada por Lafuente, Iraragorri, Bata (ganador del Trofeo Pichichi en mil novecientos treinta-treinta y uno), Chirri II y Gorostiza (ganador del Trofeo Pichichi en mil novecientos veintinueve-treinta y mil novecientos treinta y uno-treinta y dos). Con Blasco como meta, ganador del Trofeo Zamora en 3 ocasiones (mil novecientos veintinueve-treinta, mil novecientos treinta y tres-treinta y cuatro y mil novecientos treinta y cinco-treinta y seis). Aunque estos premios no se instituyeron hasta años después, les fueron concedidos con posteridad como acto de reconocimiento.

Mención a parte merece la goleada endosada al F. C. Barcelona (doce-1) en la época mil novecientos treinta-treinta y uno. Por la parte del Athletic marcaron Bata (min. 2′, 8′, 24′, 37′, 57′, 60′ y 68′), Gorostiza (min. 27′), Lafuente (min. 36′), Garizurieta (min. 55′) y también Iraragorri (min. 83′), incluyendo un tanto en propia meta del barcelonista Zábalo. Aquella temporada el Athletic concluyó la liga invicto. No obstante, las andaduras de este equipo se cortaron de cuajo en mil novecientos treinta y seis, año en el que reventó la guerra civil de España, hecho que forzó a suspender la liga a lo largo de 4 temporadas.

Telmo Zarra y la «segunda delantera histórica» (1940–1955)

En el mes de diciembre de mil novecientos cuarenta, la Federación De España de Futbol emitió una circular en la que ordenaba a los clubes la supresión de todo extranjerismo ya antes del 1 de febrero de mil novecientos cuarenta y uno, desde ese momento y hasta julio de mil novecientos setenta, año en que se derogó el Decreto-Ley de mil novecientos cuarenta, el nombre oficial pasó a ser Club Atlético de Bilbao.

El torneo de Liga se reinició en la época mil novecientos treinta y nueve-cuarenta, y el Athletic se vio obligado a rehacer el equipo prácticamente en su totalidad, puesto que solo pudo contar con de 5 de los jugadores que formaban una parte de la plantilla precedente a la guerra: Oceja, Zabala, Urra, Gárate y Unamuno. El resto, habían emigrado de España o bien fichado por otros equipos; de esta manera, Blasco y Cilaurren ficharon por el River Plate Fútbol Club argentino, al paso que Zubieta y también Iraragorri se fueron al San Lorenzo de Almagro. Para recomponer el equipo y, como ya se hizo en temporadas precedentes, se procuró a los mejores talentos en los equipos vascos de categorías inferiores. El Athletic consiguió formar un conjunto sólido, con lo que forjó la que sería la «segunda delantera histórica» del club, formada por Iriondo, Venancio, Zarra, Panizo y Gaínza. Otros jugadores que formaban una parte de la alineación titular eran Celaya, Bertol, Arqueta, Mieza, Nando y el prometedor portero Echevarría, ganador de un Trofeo Zamora en la época mil novecientos cuarenta-cuarenta y uno, quien se retiró prematuramente en mil novecientos cuarenta y dos debido a una grave lesión. Su puesto en la portería lo ocupó Lezama, un muy, muy joven meta que empezó su carrera deportiva en Inglaterra, al jugar para el Southampton Fútbol Club, y que, después, retornó a Vizcaya para jugar un año en el Arenas Club de Guecho, ya antes de recalar en el Athletic.

Este equipo consiguió hacerse con el torneo de Liga en la época mil novecientos cuarenta y dos-cuarenta y tres, aparte de ganar la Copa del Generalísimo a lo largo de 3 años consecutivos; en mil novecientos cuarenta y tres, mil novecientos cuarenta y cuatro y mil novecientos cuarenta y cinco respectivamente. El último torneo ganado por esta generación fue la Copa del Generalísimo de mil novecientos cincuenta, en la que Telmo Zarra consiguió el récord de ser el jugador que más tantos ha marcado en una final copera, tras haber anotado 4 tantos (3 de ellos en la prórroga). Asimismo fue subcampeón de Liga en las temporadas mil novecientos cuarenta-cuarenta y uno, mil novecientos cuarenta y seis-cuarenta y siete y mil novecientos cincuenta y uno-cincuenta y dos, y de Copa en los años mil novecientos cuarenta y dos, mil novecientos cuarenta y nueve y mil novecientos cincuenta y tres. Se puede destacar los 6 Trofeos Pichichi logrados por Zarra a lo largo de este tiempo.