AS Mónaco

La Association Sportive de Monaco Football Club (español: Asociación Deportiva de Mónaco F.C.), famosa asimismo como AS Mónaco o bien sencillamente Mónaco, es un club de futbol perteneciente al Principado de Mónaco. Fue fundado en mil novecientos veinticuatro y juega hoy en día en la Ligue 1 de Francia con pacto deportivo, puesto que no es un equipo francés. Leer Más

El equipo desarrolla sus encuentros como local en el Stade Louis II (en español: Estadio Luis II), situado en el distrito de Fontvieille.

A lo largo del tiempo consiguió amontonar un sinnúmero de títulos oficiales, entre aquéllos que resaltan siete consagraciones en Liga de Francia (siendo el cuatro.º más ganador), cinco en Copa de Francia y 1 en Copa de la Liga. A nivel europeo alcanzó finales en Liga de Vencedores a lo largo de la época dos mil tres-cuatro y Recopa de la UEFA en mil novecientos noventa y uno-noventa y dos. Fue subcampeón en distintas ocasiones, y uno de los mayores animadores del futbol francés desde su inicio. El extenso reconocimiento global, no obstante, se debe básicamente a su localización —dentro del Principado más renombrado del mundo— y el esencial número de cracks internacionales que militaron en sus filas.

Los años de mayor éxito para Mónaco llegan en los 70’s y 80’s, cuando fue entrenado por los notables Lucien Leduc y Arsène Wenger. Consiguió posicionarse como un club de prestigio en Francia, mas asimismo a lo largo del continente europeo (pese a no campeonar en sus competiciones). A fines de los 90’s recobró terreno perdido en el inicio de la década, comenzando otro periodo de grandes conquistas desde el nuevo milenio merced a jugadores como David Trezeguet, Lucas Bernardi, Marcelo Galán, Rafael Márquez y Thierry Henry. La corporación se alimentó siempre y en todo momento de futbolistas franceses, siendo estos los más señalados de su historial. El único monegasco nativo de esencial trascendencia fue Armand Forcherio, quién se convirtió en uno de los ídolos más queridos por la gente. Un notable número de argentinos integraron sus planteles desde la profesionalización en Liga de Francia, en diferentes casos ciudadanos franceses por ascendencia múltiples de ellos.

Historia

Génesis: 1924-1948

La Association Sportive de Monaco Football Club nace en mil novecientos veinticuatro merced a la fusión de múltiples equipos polideportivos de la ciudad: Swimming Club, Monaco Sports, A.S. Beausoleil, Etoile de Monaco y Riviera A.C. Si bien el equipo es de Mónaco, se le dejó jugar en la Liga de Francia, siéndole concedido el número de afiliación noventa y uno (lo que enmarca a Mónaco en el conjunto más viejo en la Liga). Sus años como corporación principiante los vivió en el circuito regional en Provenza-Alpes-Costa Azul, con un disímil tránsito. Integró la Ligue du Sud-Est desde mil novecientos veinticuatro y consiguió campeonar en exactamente la misma a lo largo de esa década y la próxima. Todo cambió en mil novecientos treinta y dos cuando fue convidado a participar como profesional en la últimamente creada Liga de Francia por la Federación Francesa de Futbol (FFF). Su caminar se comienza en la Ligue dos (Segunda División), con resultados poco satisfactorios que provocan el descenso a las ligas regionales perdiendo de esta manera su condición de conjunto profesional por múltiples años. En mil novecientos cuarenta y ocho, una vez finalizado el conflicto bélico que detuvo la vida deportiva europea, Mónaco decide rearmarse profesionalmente merced al impulso brindado por la monarquía monegasca, encarnada en el príncipe Raniero. A lo largo de su vida el príncipe sería promotor y entusiasta del club, aportando a la causa deportiva y también impulsando su desarrollo económico con esenciales donaciones y beneficios fiscales. Su esplendidez se ve reflejada de manera exitosa para mil novecientos cincuenta y tres, con el retorno a la máxima categoría francesa.

Surgimiento en Ligue 1: 1948-1972

El año mil novecientos cincuenta y ocho es clave esencial en el recorrido de las próximas 2 décadas, pues marca la llegada de un referente en la dirección técnica: Lucien Leduc. Con él AS Mónaco alcanzaría lo más alto del futbol francés, superando la meta de transformarse en vencedor oficial por vez primera. Sucedió en la Copa de Francia de mil novecientos sesenta, anterior al título de Ligue 1 en la época mil novecientos sesenta-sesenta y uno, conquista de prestigio y fama alén de las fronteras nacionales. Mónaco se hacía de un nombre, adquiriendo asimismo pase para la Copa de Europa a lo largo de mil novecientos sesenta y uno-sesenta y dos. Encararía en ronda preliminar al Glasgow Rangers de Escocia. El resultado final, después de disputar partidos de ida y vuelta, fue de cuatro-seis para Rangers en el global (2 victorias por tres-dos para los escoceses, en Glasgow y Mónaco). En mil novecientos sesenta y dos, Leduc forma un conjunto sólido, que responde en un cien por ciento a su ideario produciendo altas esperanzas para el adiestrador, conforme narró en ese entonces. Los jugadores no lo defraudaron, con todo mérito y justicia vencieron tanto en Liga como Copa. Un doblete significativo, 4 logros de extensión como suma total en 3 años para el proyecto. En mil novecientos sesenta y tres, Leduc deja su cargo y se dirige a Suiza para negociar una posible integración al Servette FC, agotado por un desgastante y duro trayecto. El club suizo era vencedor actual y tenía gran base, aparte de pertenecer a un país sin competencia tan fuerte como la francesa. No se trató de un adiós terminante, mas Mónaco sintió mucho su ausencia en lo siguiente inmediato. La Copa de Europa de mil novecientos sesenta y tres-sesenta y cuatro empezó magníficamente, en parte pues aún se contaba con la base del año precedente. En la eliminatoria preliminar AS Mónaco ganó su serie por un global de ocho-tres sobre el AEK de Grecia (siete-dos en Mónaco y 1-1 en la ciudad de Atenas). Entonces encaró al futuro vencedor, Internazionale de Italia, perdiendo un par de veces (1-0 y tres-1) mas jugando de igual a igual y probando un espléndido juego de ataque. Sería su último gran desempeño hasta fines de la década siguiente, el resto de los 60’s fueron insignificantes, haciendo gala temporada tras temporada de una medianía bastante difícil de extender. Por fin se rompió en mil novecientos sesenta y ocho-sesenta y nueve, de forma negativa, consumando un triste descenso.

Caída y recuperación:1972-1984

El regreso a la categoría primordial llegaría recién en mil novecientos setenta y tres-setenta y cuatro, tras padecer fuertemente el retroceso y una crisis deportiva compleja. Fue un aliciente pasajero, los inconvenientes deportivos no habían encontrado solución real y la corporación seguía sin un proyecto específico para mudar su estado de crisis. La carrera de ascenso/descenso se volvió crónica, AS Mónaco no conseguía escapar de ella mientras que observaba como día a día se distanciaba más de la elite francesa (representada por los triunfantes equipos Nantes y Saint-Etienne). Una luz de esperanza llegó el día que Jean Louis Campora, cuyo padre (Converses Campora) fue uno de los creadores del club y miembro activo de su dirigencia, tomó la resolución de participar activamente en las resoluciones administrativas. Con el apoyo de la monarquía y los inversores alcanzó la presidencia en mil novecientos setenta y cinco, expresando con claridad que su primera medida en el cargo sería convocar a Leduc y recobrar con él la gloria pasada. En una temporada AS Mónaco consigue asentarse nuevamente en Ligue 1, contando con el ingenio de su líder y la capacidad del adiestrador repatriado. Asimismo fue de mucha ayuda la aparición de valores como el argentino Delio Onnis, futuro goleador histórico del club, o bien Jean-Luc Ettori, jugador con más presencias defendiendo la librea monegasca. Tal fue la restauración que el torneo de mil novecientos setenta y siete-setenta y ocho se coloreó con colorado y blanco; el conjunto del principado volvía a triunfar después de quince años en sequía. Los 80’s llegaban con un nuevo triunfo en Copa de Francia, tras derrotar en el partido descisivo a US Orléans por tres-1, ya sin Leduc (había decidido retirarse de la actividad profesional). Gerard Banide sucedió al adiestrador saliente, y se haría cargo por los próximos 4 años de la dirección técnica con buenísimos resultados en las competiciones nacionales. Con Banide AS Mónaco nunca descendió del 6° sitio en Ligue 1, animando cada campeonato con un juego suelto y de gran vuelo. Consiguió consagrarse en la época mil novecientos ochenta y uno-ochenta y dos, disputando un emocionante duelo con el Saint-Étienne que concluyó solo un punto por debajo en la tabla de situaciones. Los nombres propios a tomar en consideración del periodo son Manuel Amorós y Daniel Bravo, hombres de fuerte carácter y talento, mecidos por el público como referentes. Desafortunadamente el liderazgo local no se trasladó a Europa, puesto que jamás superó la primera instancia de toda competición. Por esto -en parte- se decide renovar los aires con Lucien Müller en el cargo de adiestrador, continuando una línea determinada de trabajo mas pensando en elevar las intenciones a corto plazo. Müller estuvo a puntito de ser vencedor en su primera temporada (mil novecientos ochenta y tres-ochenta y cuatro), mas perdió el título con el Bordeaux por diferencia de tanto tras acabar los dos equipos empatados en cincuenta y cuatro puntos. Asimismo llega a la final en Copa de Francia, cayendo inusualmente con Metz por dos-0 en la prórroga. Un cierre con cómputo positivo y la confianza de saberse en el buen camino, mas sin trofeos que exhibir en las vitrinas.

Arsène Wenger: 1984-1994

Para mil novecientos ochenta y cuatro-ochenta y cinco, AS Mónaco tampoco consigue el torneo de Liga, llegando solo hasta el tercer sitio, mas completando una segunda rueda prácticamente perfecta después de iniciar el campeonato muy bajo sus posibilidades (ocupó el décimo puesto a mitad de temporada). Este retroceso, a comparación del año precedente, se vio compensado por la más deslumbrante actuación del equipo monegasco en Copa de Francia. Solo un tanto en contra en 9 partidos, propinado por el Lille, y dieciocho tantos a favor para redondear una campaña de 7 victorias (más empate y derrota). La final se jugó con un estadio Parque de los Príncipes colmado de espectadores y el resultado final de 1-0 sobre París Saint-Germain desató la celebración entre el público rojiblanco. Vencer al PSG en la ciudad de París y volver a AS Mónaco con la Copa en mano fue un sueño hecho real para Lucien Müller. Un año después renunciaría al puesto, tras llenar una mediocre campaña en Liga -noveno sitio- y padecer tempranas eliminaciones en copas. A lo largo de mil novecientos ochenta y seis-ochenta y siete, Stefan Kovacs tomaría el mando, pasando por la corporación sin pena ni gloria. Arsène Wenger, que tenía como experiencia anterior la dirección del Nancy, fue contratado en mil novecientos ochenta y siete. Wenger forjó una de las etapas más triunfantes del club, que ganaría la Ligue 1 por año siguiente, siempre y en todo momento recordada por su futbol delicioso y la enorme cantidad de cracks que fueron fichados o bien incorporados desde divisiones menores. Ciertos casos resaltables son George Weah, Jürgen Klinsmann, Youri Djorkaeff, Emmanuel Petit, Lilian Thuram o bien Thierry Henry (futura estrella del Arsenal). Tal vez la cuenta pendiente, pese a luchar siempre y en todo momento los primeros puestos, fue no haber logrado un mayor número de títulos. Los años noventa fueron una temporada buena para el futbol francés a nivel de equipos, muy competitiva, con múltiples instituciones peleando títulos nacionales y europeos. Eso jugó contra el AS Mónaco, que del mismo modo se adjudicó dos Copas y una Liga. Siendo depuesto Wenger de la dirección tras un mal comienzo de torneo en mil novecientos noventa y cuatro, dejó un conjunto formado, competitivo, que contaba con la presencia de valores jóvenes y mayores. Uno de ellos, distintivo en la actualidad, llegaría desde Argentina siendo prácticamente un adolescente. Su nombre es David Trezeguet.

Potencia en Europa: 1996-2006

Jean Tigana fue nombrado nuevo técnico del equipo en mil novecientos noventa y cinco, y lo dirigió a la consecución de su sexto título de Liga en mil novecientos noventa y siete.

En el año dos mil, bajo el mando de Claude Puel, el AS Mónaco ganó su séptima Liga francesa y su cuarta Supercopa de Francia. Tras ganar la Copa de la Liga con Didier Deschamps como técnico, en el mes de septiembre y noviembre del dos mil tres es elegido por la IFFHS como el Mejor equipo del mes del planeta.

En el año dos mil cuatro llegó por vez primera a la final de la Liga de Vencedores, donde perdieron contra el FC Porto por tres-0. Su éxito en Europa les pasó factura en la Ligue 1 2003/04, donde acabaron en 3º puesto a pesar de haber dirigido el torneo a lo largo de muchas semanas. Con los fichajes de Javier Saviola, Ernesto Chevantón y Maicon para substituir a los traspasados Ludovic Giuly y Jérôme Rothen, repitieron la tres.ª situación en la época 2004/05.